miércoles, 22 de agosto de 2007

EL DÍA DEL TROLL.


Las efemérides nos recuerdan hechos notables, y nos ayudan por ello a reflexionar.
Además de las fechas que conmemoran gestas históricas, o festividades religiosas, una vasta gama de oficios y profesiones celebran su día.

Obviamente, son recordadas las actividades y profesiones cuya existencia es beneficiosa y necesaria para el bienestar de las personas: médicos, maestros, enfermeras, bomberos, etc. tienen todos un día que los conmemora.

Sin embargo, si nos detenemos a pensar, también son necesarios los hábitos y conductas humanas más despreciables. Sin villanos, no podríamos admirar a los justos. Sin estafadores, no valoraríamos debidamente la honestidad. Los alcohólicos nos hacen entender el valor de la templanza, y muchos ejemplos similares son posibles.

Debemos entonces admitir, que los pecadores demuestran la virtud por el absurdo, y nosotros podemos hacernos mejores cada día, solo tratando de no repetir sus conductas negativas. Por supuesto, sería temerario festejar estas conductas nefastas honrando a quienes las practican con un día conmemorativo.

En los tiempos que corren, sería políticamente incorrecto festejar el día del racista, del represor, o del criminal serial. Se correría el peligro, además, de que algún exaltado se vea tentado a adoptar esos despreciables rasgos de carácter.

Sin embargo, existen actitudes que, sin ser ejemplos absolutos de perversidad, son, indudablemente, molestas. En Internet, ecosistema virtual, pululan diversas formas de vida a las que se les puede aplicar sin duda este calificativo de molestos. Como elementos que enriquecen la biodiversidad de la blogósfera, merecen nuestro respeto, igual que las cepas de la viruela, o la espiroqueta pálida.

Estos entes, aunque fastidiosos, cumplen una función educativa. En efecto, el temor que infunden en nosotros, los espíritus razonables, de actuar inadvertidamente como ellos, hace que reflexionemos un poco más antes de responder, no debemos olvidar que los especialistas recomiendan hacer caso omiso a los comentarios estúpidos y agresivos, de los afectados por este triste mal.

Haciendo un poco de historia, no debemos olvidar que en los comienzos de nuestra amada República, hemos sufrido el embate de los "sinneuronas", los cuales se encontraban afectados por el famoso y temible retrovirus mutante SACV (Stupid and Agressive Comment Virus) que produce el mal del "nabo loco".

Por eso en fecha 11/5/07 la Asamblea de la República Libre y Autónoma de Bloguetia, tuvo que adoptar medidas extremas, como la disolución de la misma, y la conformación del Comité de Salvación Pública, suspendiéndose el otorgamiento de nuevas cartas de ciudadanía, el cierre de la frontera con Tamaralandia, la expulsión de elementos indeseables, una campaña masiva de vacunación contra el referido virus, y la adopción del "rifle sanitario" en las fronteras.

Gracias a ello, en pocos días la situación se normalizó, quedando cepas en zonas claramente determinadas de Tamaralandia, bajo el control y estudio de nuestros especialistas, sin perjuicio que en determinados períodos el virus intente expandirse, adoptando nuevas particularidades, como por ejemplo buscar aprovecharse de incautos comentaristas, o adoptando posturas variadas, con el solo fin de disimular su característica sintomatología original, han llegado al caso de sensibilizarse falsamente con posturas absurdas y efectuar críticas con el solo objeto de buscar supuestos adherentes.

Asimismo, es necesario puntualizar que el efecto del virus, también nos motiva a respetar a nuestros interlocutores virtuales, y nos acicatea a tratar de fundamentar las opiniones que emitimos.

Por todo lo dicho anteriormente, estos desagradables individuos son útiles, y creemos que, como reconocimiento de esa utilidad, merecen ser conmemorados.

Consideramos, pues, un acto de pura justicia la instauración del día del troll, en una fecha a designar. Eso sí, nos juramos solemnemente que si alguno de ellos cruza las fronteras de Bloguetia, lo reventamos, por algo tenemos nuestra flamante escuadrilla de Fokker`s al mando de Don Cato y el moderno tanque comandando por Lindor Covas.

Etiquetas: