sábado, 20 de octubre de 2007

LOS CLAROSCUROS DE JAMES WATSON




(James Watson)




(Diagrama de un buque negrero del Siglo XIX)

LOS CLAROSCUROS DE WATSON:

James D. Watson es una leyenda en el ambiente científico. Lo es desde que, siendo muy joven, publicó un paper fundamental en el cual, junto con Francis Crick, aclararon finalmente la estructura del ADN. Su descubrimiento comenzó una nueva era en la biología.


Es cierto que los resultados que publicaron en Nature (probablemente el paper más corto que cambió la historia de la ciencia) estaban basados en evidencia experimental (difracción de rayos X), que provenían de un grupo rival, el de Maurice Wilkins, que trabajaba en el mismo instituto, y habían sido obtenidos por la brillante Rosalind Franklin. No es claro cómo Watson y Crick consiguieron esos datos, y la explicación del mismísimo Watson en su libro The double helix es bastante nebulosa al repecto.

Lo innegable es que fueron veloces para interpretarlos. En el mismo número de Nature, Wilkins publicó los datos, y, en otro paper, Watson y Crick expusieron las conclusiones derivadas de los mismos. La Academia Sueca los premió con el Nobel, juntamente con Wilkins. Inexplicable y lamentablemente, Rosalind Franklin, que había realizado el trabajo experimental, no fue premiada.

Como voz autorizada, Watson tuvo un grado importante de poder de decisión en el desarrollo del proyecto genoma. Abogó por la creación de un comité de ética dedicado al estudio de las implicancias morales de la experimentación genética.

Lo escuché en Berlín, en el 96, en el Congreso Internacional de Medicina Molecular, donde fue el invitado de honor. En esa ocasión, arremetió contra los prejuicios racistas, citando como, en el pasado siglo, se había deducido falsamente que los inmigrantes a los Estados Unidos eran menos inteligentes, solo porque habían sido expuestos a tests de inteligencia en un idioma que no dominaban. Toda su charla fue una obra maestra de sentido común.

Pero ahora, es el mismo Watson el que dice que es "pesimista sobre el futuro de Africa porque consideraba que los negros eran menos inteligentes que los blancos", y agrega "nuestras políticas sociales se basan en el hecho de que su inteligencia (de los negros) es la misma que la nuestra (de los blancos occidentales), mientras todos los estudios dicen que éste realmente no es el caso".

Este tipo de declaraciones me hacen preguntarme si el intelecto del Dr. Watson está sufriendo los estragos de la vejez, o siempre alimentó esas ideas racistas, y finalmente se decidió a hacerlas públicas.

De todos modos, es especialmente peligroso cuando, desde una postura de pretendida superioridad racial, se hacen vaticinios políticos sobre el futuro de un continente entero. Posiblemente el Dr. Watson añore la época en la que el hombre blanco llevaba su “civilización“ a pueblos que nunca habían solicitado tal beneficio. Yo, no.


Autor: gustavo

Nota: gustavo es un científico loco, nacido en la Ciudad de Quilmes, es el Director del Instituto Politécnico de la República de Bloguetia, reside en la actualidad en la Universidad de Ulm (Alemania), Padre Co-Fundador de la República de Bloguetia, Embajador ante la República Federal de Alemania.

Ultimamente se ha dedicado a la concreción de un plan diabólico para dominar el mundo, junto a otros científicos alemanes (cuando no), lo único que sabemos es que el mismo ha sido bautizado como "Proyecto Eclipse" y que parte de él es la utilización de 100.000 monos con fusiles de asalto AK-47.

Ha sido premiado con las máximas distinciones por parte de la República de Bloguetia, Doctor Honoris Causa del Insituto Politécnico "Gustav", Pour Le Mèrite con Espadas y Diamantes, Premio Mantis Atea al Valor, Premio Héroe de Bloguetia, Director del Instituto de Investigaciones Astronómicas "Capitán del Espacio" de Quilmes.



Y por último, me permito reproducir el comienzo del cuento de Jorge Luis Borges, "El atroz redentor Lazarus Morell", del libro Historia Universal de la Infamia, en donde Borges hace referencia al orígen de la esclavitud en América:

"En 1517 el Padre Bartolomé de las Casas tuvo mucha lástima de los indios que se extenuaban en los laboriosos infiernos de las minas de oro antillanas, y propuso al emperador Carlos V la importación de negros que se extenuaran en los laboriosos infiernos de las minas de oro antillanas. A esa curiosa variación de un filántropo debemos infinitos hechos: los blues de Handy, el éxito logrado en París por el pintor doctor oriental don Pedro Figari, la buena prosa cimarrona del también oriental don Vicente Rossi, el tamaño mitológico de Abraham Lincoln, los quinientos mil muertos de la Guerra de Secesión , los tres mil trescientos millones gastados en pensiones militares, la estatua de imaginario Falucho; la admisión del verbo linchar en la decimotercera edición del Diccionario de la Academia, el impetuoso film Aleluya, la fornida carga de Bayoneta llevada por Soler al frente de sus Pardos y Morenos en el Cerrito, la gracia de la señora de Tal, el moreno que asesinó a Martín Fierro, la deplorable rumba El manisero, el napoleonismo arrestado y encalabozado de Toussaint Louverture, la cruz y la serpiente en Haití, la sangre de las cabras degolladas por el machete del paloi, la habanera madre del tango, el candombe."

Etiquetas: ,