miércoles, 19 de noviembre de 2008

SECCION LITERARIA: EL HAIJIN ODORONO TAKIRARI.




El célebre haijin (compositor de haikus) Odorono Takirari nació en Shimonoseki en 1887, creciendo durante el esplendor renovador del período Meiji. Sus haikus, principalmente sobre temas eróticos, le ganaron rápida fama, hasta que en 1919 cometió la imprudencia de seducir a la esposa de un samurai local.

Obligado a huir de Japón para salvar su vida, Takirari se enlistó para limpiar la sentina y trabajar como fogonero en un barco mercante. Allí quiso el destino que conociera a un compadrito argentino que se había embarcado con destino a París, pero se había confundido de barco, y también se desempeñaba como fogonero. Fue él quien le enseño a Odorono el castellano, durante los ocho meses que estuvieron en alta mar. Al cabo de este lapso el barco tocó puerto en Buenos Aires, y Odorono decidió permanecer en la ciudad, mientras su amigo el compadrito se embarcaba nuevamente.

Acostumbrado a hablar usando haikus, Odorono decidió practicarlos en castellano, según contó posteriormente en sus memorias. Ni bien bajó del barco, se cruzó con una muchacha de moral dudosa, a la que le dijo:

Morocha
ocho meses en barco
vamos a un telo.


Odorono relata asimismo su desilusión posterior al comprobar que la joven tenía implantes de siliconas:

Grandes porrones
pero bajo el ñocorpi
gusto a plástico.

Quiso el destino que el tugurio donde estaba con la muchacha fuera requisado por la policía, y Odorono, que carecía de documentación, fue demorado en averiguación de antecedentes hasta que un abogado consiguió su liberación:

Cayó la yuta
guardado en la gayola
me sacó un boga.

Con antecedentes policiales, le resultó imposible a Odorono conseguir trabajo, por lo que compró un arma y se dedicó al delito:

Me compré un caño
laburo de campana
con unos chorros.

Pero sus privaciones terminaron cuando se reencontró con la muchacha de las siliconas, y se convirtió en su rufián:

La grela yira
yo atorro en la catrera
como un bacán.

De todos modos, sus vicios no le permitían ahorrar mucho dinero:

Burros y timba
me están dejando seco
no tengo un mango.

Su situación financiera se estabilizó cuando, finalmente, se convirtió en el profesor particular de japonés de un oscuro bibliotecario.

Ahora soy profe
le enseño ponja a un coso
llamado Borges.

Las memorias de Odorono Takirari están llenas de jugosas anécdotas, sobre las que volveremos en otra ocasión. Pero nos queda como reflexión preguntarnos que sería hoy de María Kodama si el genial Georgie no la hubiera deslumbrado con sus conocimientos del idioma japonés, que aprendió con Takirari.


Autor: gustavo

Etiquetas: , , ,

miércoles, 12 de noviembre de 2008

LA SOMBRA


Recuerdo muy bien aquella noche. Estaba, como era habitual, tomando una copa de brandy y leyendo The Times en el club, cuando entró en el salón Jaspers, el mayordomo de mi buen amigo Murchinson, para decirme que su amo suplicaba mi presencia en su residencia lo más rápido posible, para tratar un asunto de la mayor importancia. Murchinson, además de ser un brillante físico era también miembro del club, pero en las últimas semanas no se había hecho presente.

La última vez que habíamos compartido una copa me había dicho que estaría muy ocupado con un experimento de capital importancia. Teniendo por seguro que mi amigo no interrumpiría mi velada por un asunto trivial, seguí a su criado sin titubear hasta el carruaje que esperaba en la puerta.

Mientras viajábamos en el carruaje, pregunté a Jasper que ocurría con su amo, y el buen viejo me respondió que no podía decirlo con certeza. Únicamente sabía que éste estaba refugiado en sus habitaciones desde hacía muchos días, y solo entreabría la puerta para recibir su comida. Pensé para mis adentros que ojalá no me tocara encontrarme con un caso tan desafortunado como el de otro prominente miembro de nuestro club, el infortunado Harry Jekyll.

Reflexionando sobre el tema con un poco más de detenimiento pensé que esto era muy improbable, ya que Murchinson no trabajaba en el desarrollo de ningún compuesto químico, sino que dedicaba sus estudios teóricos a tratar de dilucidar las propiedades del espacio y del tiempo.

Cuando llegamos a la casa de Murchinson, Jarvis me anunció sin demora, y mi amigo me pidió que pasara a sus habitaciones. Le encontré sentado en su sillón de orejas tras su escritorio en la semipenumbra, de modo que solo el contorno de su silueta podía distinguirse. Me senté y me serví una copa de jerez que me ofreció, mientras le preguntaba el porqué de su llamada.

-Como sabrá-me dijo- hace mucho que estoy dedicado a estudiar la verdadera naturaleza del tiempo. Mi tratamiento matemático del problema me permitió llegar a una inesperada conclusión: es posible viajar en el tiempo, así como nos desplazamos en el espacio. Para demostrarlo, construí en mi laboratorio una máquina, y ésta es la razón por la cual me he mantenido aislado abocado a la realización del proyecto.

-Ha probado la máquina?-pregunté.

-Sí, y funciona, pero ha habido una falla. Sucede que consideré que, debido al riesgo involucrado, y a la enorme cantidad de energía necesaria para su funcionamiento, solo yo debía probarla en un principio, efectuando un corto salto hacia el futuro. Decidí desplazarme exactamente un minuto hacia adelante. Eso fue exactamente a la medianoche, hace veintidós días. Según indicaba el cronómetro de mi laboratorio, el experimento funcionó de modo satisfactorio.

No advertí, en un principio, ningún efecto adverso. Cuando quise regresar hacia atrás en el tiempo, encontré que ello no era posible. Aunque mis ecuaciones sugerían que el desplazamiento hacia el pasado o el futuro era igualmente posible, en la práctica parece ser que no se puede retroceder.

Consideré entonces que había sido acertado elegir un intervalo tan corto de tiempo para mi primer experimento, ya que solo había perdido un minuto de mi vida. Sin embargo, había algo con lo que no contaba…

Dicho esto, mi amigo encendió la lámpara que estaba sobre su escritorio. Observé con detalle su rostro ahora iluminado, y, fuera de un aspecto general de cansancio y un gesto más adusto que de costumbre, no noté en su semblante cambios dignos de mención.

Murchinson señaló al piso, y seguí con la mirada la dirección que me indicaba. Sobre la alfombra, la sombra de mi amigo se reflejaba. Podía ver su contorno con su copa de cherry en la mano derecha…pero la mano derecha de Murchinson estaba en ese mismo instante vacía. Lo miré, asombrado, pero antes de que pudiera preguntarle algo, comenzó a hablar.

-No entiendo como pudo suceder, pero algo salió mal-mientras decía esto, su sombra parecía beber un sorbo de cherry- y al parecer mi sombra y mi cuerpo perdieron sincronicidad-mientras decía esto, se sirvió un vaso de cherry y su sombra, en el piso, pasó su mano sobre su frente-. Al parecer, mi sombra está unos segundos adelante de mi cuerpo en el tiempo.

Hizo una pausa para beber un sorbo de cherry. Mientras tanto, la sombra comenzaba a pasearse por la habitación a largas zancadas. Azorado , le pregunté:

-Como es posible?

-No tengo idea-y mientras decía esto, se pasaba la mano por la frente- de lo que estoy seguro es de que no soy más dueño de mis actos.

Comenzó a pasearse por la habitación, como segundos atrás había visto hacer a su sombra. Decidí cerrar los ojos. No podía soportar la horrible vision de una sombra que se movía antes que su dueño.

-El problema es que siempre asumimos que la sombra es una proyección, un mero fenómeno óptico, condenado a reflejar en dos dimensiones nuestros movimientos-explicó abatido mi amigo-. Pero ahora, por desgracia, mi sombra no sigue mis movimientos, sino que yo me veo condenado, fatalmente, a seguir los suyos.

-Trató de revertir el experimento?-pregunté, y al instante comprendí que había formulado una cuestión obvia.

-Por supuesto, pero cada vez que realizaba un nuevo avance en el tiempo, la anomalía persistía. Medí con precisión el desfasaje, y es constante: veintisiete segundos.

Soy un autómata condenado a repetir, con veintisiente segundos de retraso, cada movimiento de su propia sombra. He perdido mi libre albedrío. Estos días han sido una tortura indecible, y la sola idea de continuar así me está llevando al borde de la locura.

-Qué puedo hacer por usted- inquirí.

-Por desgracia, nada. De hecho, solo quiero despedirme.

Abrí los ojos, y ví a su sombra extendiendo su mano hacia mí. Guardé silencio por unos segundos, sin saber qué responder.

-Le deseo suerte-me dijo-ha sido un honor contar con su amistad. Antes de que se vaya, le quiero hacer saber que he dejado todos mis asuntos en orden, y le he nombrado albacea de mis bienes. He destruido la máquina del tiempo, y todas mis notas.

Extendió su mano para estrechar la mía. Me incorporé, recogí mi capa y mi sombrero y me preparé a marcharme. Cuando llegué a la puerta le miré por última vez. Estaba sentado serenamente frente a su escritorio. En el piso, su sombra se llevaba una pistola a la sien. Me apresuré a salir y cerré la puerta.

Autor: gustavo.

Etiquetas: , ,

viernes, 7 de noviembre de 2008

LAS RUINAS SUBTERRANEAS (SEGUNDA PARTE).



La idea de Manubriuss consiguió despertar la incansable curiosidad científica de su mentor, y así fue que ambos pusieron sin tardanza manos a la obra.

-Si me permite, profesor-explicó Kolenrotten a Soretenson-creo recomendable trratar primero de activar al Robot Pastenaca, ya que parece ser que el autómata estaba dedicado a controlar la hibernación de los Padres Fundadores, algo así como una especie de Cancerbero o quizás un Gólem como el que amasó Judá Loew con barro del Moldava. Comunicarnos con él nos facilitará la tarea de despertarlos.

Con la aprobación de Soretenson, se abocaron a reparar al androide. No fue difícil encontrar alambre de cobre para rebobinar el soleoide quemado, de modo que pronto estuvieron los aventureros en condiciones de encender el interruptor principal del autómata, tarea que echaron a suertes. Soretensen perdió, de modo que a él le tocó introducir su dedo medio en la próstata electrónica del robot parta activarlo.

Una vez efectuado el desagradable pero necesario procedimiento, el Robot Pastenaca saludó de este modo a los azorados exploradores:

-Guten morning urbi et orbi, merci para ustedes both because me reaktivieren haben. Prima volta das we meet. How si chiamano?
(Si el androide hablaba una polilingua como en Blade Runner!!!)

Un detallado análisis reveló que la falla del solenoide había afectado al programa de comunicación verbal del robot, de modo que al reactivarse, el procesador cargó la versión beta. Lo que los investigadores desconocían, era que esa versión era un ingenioso programa que su creador Santillán había llamado Salvatore, ya que, como el personaje homónimo de El Nombre de la Rosa, permitía hablar en todos los idiomas a la vez.

Sustituido el programa por una versión más moderna, y con la ayuda del robot, comenzaron los esfuerzos destinados a reanimar a los Padres Fundadores de su estado de animación suspendida. Debido al fallo de un generador decidieron instalar en el recinto dos esferas de cobre que, conectadas a una serie de baterías, tendrían la misión de producir una chispa que activaría los mecanismos de resucitación.

Llegado el momento, y tras una semana de arduo trabajo, a Soretensen le cupo el honor de activar el interruptor principal. Los indicadores registraron un paulatino aumento en la temperatura de las cámaras de hibernación, junto con la aceleración del ritmo respiratorio y la frecuencia cardíaca de los durmientes.

Kokenrotten y Soretensen se sentían presas de una insoportable tensión. Fracasaría su intento ? Pronto recibieron una respuesta a sus dudas: el mosquito, debido a su menor masa corporal, fue el primero en despertar. Al llegar su cuerpo a la temperatura adecuada, se abrió en forma automática la tapa de su sarcófago que estaba consturido con basalto, (acá tiene que haber mucho basalto, pero mucho) y el himenóptero abrió sus ojos. Lo primero que alcanzo a divisar fueron las enormes esferas de cobre pulido, y murmuró:

-Debo de estar en el Cielo…qué par de tetas!!!

Los sonoros hurras de los investigadores interrumpieron las cavilaciones del mosquito. Pronto, los otros durmientes abrieron asimismo los ojos. Después de unos necesarios minutos para explicarles lo sucedido, Soretensen y Kolenrotten comenzaron a interrogarles sobre sus planes para el futuro.

-Bueno-dijo Mirko restregándose las manos-creo que ha llegado la hora de activar Bloguetia, y de emparejar los tantos.

-Pero sus lectores han desaparecido-le interpeló Manubruiss.

-Nosotros agradecemos a quien quiera leernos, pero escribimos, básicamente, para nosotros
explicó Gustavo.

-Además, nunca dijimos que nos íbamos para siempre-dijo Santillán.

-Eso, si algunos lo interpretaron de ese modo, no es problema nuestro-exclamó la
beligerante Susanna.

-Tenemos derecho, somos los padres de la criatura y la ley nos ampara, además cupliendo con la máxima de Ulpiano, llegó el momento de "Dar a cada uno lo suyo"-dijo Camestres, el insobornable hombre de leyes.

-Además, siempre hace falta gente como nosotros que revuelva el avispero y ataque al "Ancién Regime" agregó Mantis, el ácrata.

-Y usted qué opina ?- preguntó Janus Soretensen al mosquito.

-Carajo, no eran tetas- respondió el Mosqui, sacudiendo tristemente la cabeza.

Al fondo del gran salón donde se encontraban, se abrian unos túneles de basalto, desde donde se oia una extraña melodía, y de repente les vino a la mente las antiguas leyendas sobre el Caos Esencial, en cuyo centro había un dios ciego e idiota -Azarthoth, Señor de Todas las Cosas - circundado por una horda de danzarines amorfos y estúpidos , arrullado por el silbo monocorde de una flauta manejada por dedos demoníacos.


CONTINUARÁ

Etiquetas: , , , ,

miércoles, 5 de noviembre de 2008

ADIOS HIJO DE PUTA!!!


FRASES CELEBRES DICHAS POR GEORGE W. BUSH.

«Si no hacemos la guerra, corremos el riesgo de fracasar».

«No es la contaminación la que amenaza el medio ambiente, sino la impureza del aire y del agua».

A periodistas.

«Debería preguntarle al que me hizo la pregunta. No tuve oportunidad de preguntarle al que me hizo la pregunta. ¿De qué pregunta se trata?».
(Austin, Texas, 8-01-01).

«Pienso que si usted sabe lo que cree, será mucho más fácil responder a su
pregunta. No puedo responder a su pregunta».
(Reynoldsburg, Ohio, 4-10-00).

«La mujer que sabía que sufrí dislexia. ¿Cómo lo sabía, si yo nunca me entrevisté con ella?».
(Orange, California, 15-09-00).

Política

«La ilegitimidad es algo de lo que tenemos que hablar en términos de no tenerla».
(20-05-96).

«Creo que estamos en un camino irreversible hacia más libertad y democracia.
Pero las cosas pueden cambiar».
(22-05-98).

«Estoy atento no sólo a preservar el poder ejecutivo para mí, sino también para mis predecesores».
(Washington, 29-01-01).

«Estamos empeñados en trabajar con ambas partes para llevar el nivel de terror a un nivel aceptable para ambas partes».
(Washington, 2-10-01).

«Sé que en Washington hay muchas ambiciones. Es natural. Pero espero que los ambiciosos se den cuenta de que es más fácil triunfar con un éxito que con un fracaso».
(Entrevista a la Associated Press, 18-01-01).

«La cosa más grande de América es que cada uno debería votar».
(Austin, 8-12-00).

«Queremos que cualquiera que pueda encontrar un trabajo sea capaz de encontrar un trabajo».
(Programa 60 minutos II, 5-12-00).

«Es importante entender que hay más intercambios comerciales que comercio».
(Cumbre de las Américas, Quebec City, 21-04-01).

Educación

«Francamente, los enseñantes son la única profesión que enseña a nuestros
niños». (18-09-95).

«Quiero que se diga que la Administración Bush está orientada al resultado, porque creo en el resultado de focalizar la propia atención y energía en la educación de los niños en la lectura, porque tenemos un sistema educativo atento a los niños y a sus padres, más que mirar a un sistema que rechaza el cambio y que hará de América lo que queremos que sea, un país de gente que sabe leer y que sabe esperar».
(Washington, 11-01-01).

«El sistema de educación pública es uno de los fundamentos de nuestra democracia. Después de todo, es donde los niños de América aprenden a ser ciudadanos responsables, y aprenden las habilidades necesarias para aprovechar las ventajas de nuestra sociedad oportunista».(15- 05-02).

Ciencia

«El gas natural es hemisférico. Me gusta llamarle hemisférico en la naturaleza, porque es el producto que podemos encontrar en el vecindario».
(Austin, 20-12-00).

«Sé que los seres humanos y los peces podrán coexistir en paz».
(Saginaw 29-09-00) Asuntos Exteriores

«Hemos perdido mucho tiempo hablando de Africa con justicia. Africa es una
nación que sufre una increíble enfermedad».
(Rueda de prensa, 14-09-00).

«He hablado con Vicente Fox, el nuevo presidente de México, para tener petróleo que enviar a Estados Unidos. Así no dependeremos del petróleo extranjero».
(Primer debate presidencial, 10- 03-00).

«El problema de los franceses es que no tienen una palabra para entrepreneur». (Discutiendo con Blair).

«¿Ustedes también tienen negros?».
(Al presidente brasileño Fernando Cardoso, Estado de Sâo Paulo, 28-04-02).

«Después de todo, hace una semana Yasir Arafat estuvo asediado en su palacio de Ramala, un palacio lleno claramente de pacifistas alemanes y de todo ese tipo de gente. Ahora se han ido. Ahora, Arafat es libre de mostrar su liderazgo, de gobernar el mundo».
(Washington, 2- 05-02).

«Muchas de nuestras importaciones vienen de ultramar».
(NPR's Morning Editing, 26-09-00).

«Entiendo que la agitación en Oriente Próximo crea agitación en toda la región».
(Washington, 13- 03-02).

«Mi viaje a Asia comienza en Japón por una razón importante. Comienza aquí porque desde hace siglo y medio América y Japón han formado una de las mayores y más duraderas alianzas de los tiempos modernos. De esta alianza salió una era de paz en el Pacífico». (Tokio, 18-02-02).



Recopilación efectuada por Umberto Eco para el diario El Mundo de España.

Etiquetas: , ,