martes, 27 de enero de 2009

ATENCIÓN AL CLIENTE.



Contestador automatico-Bienvenidos al Menú Principal del Servicio de Atención al Público del gobierno de los Estados Unidos de América. Si su país es Israel, o un miembro del G-8, oprima el número 1 y será comunicado con el Presidente de los Estados Unidos de inmediato. En caso contrario, oprima el número 2 y será atendido a la mayor brevedad posible. Gracias.

Presidente Nabolehad (oprimirendo el 2) –Bueno, allá vamos.

Contestador automatico -Bienvenido al nivel dos. Para solicitar el reconocimiento de su nación por nuestro Gobierno oprima el número 1. Para romper relaciones diplomáticas, oprima el número 2. Para declararnos la guerra, oprima el número 3. Para rendirse en forma incondicional, oprima el número 4. Para solicitar ayuda de nuestro gobierno oprima el número 5. Para otras opciones oprima el número 6.

Presidente Nabolehad (oprimiendo el 5)- Parece que voy bien…

Contestador automatico -Bienvenido al nivel tres. Para solicitar nuestra ayuda Standard oprima el número 1. Para ayuda Premium oprima el número 2. Para ayuda Gold oprima el número 3. Para aclaraciones sobre distintos tipos de ayuda oprima el número 1 y a continuación el 2745689.

Presidente Nabolehad (comenzando a oprimir las teclas) -1, …..2, 7…

Contestador automatico -Usted ha optado por nuestra ayuda Standard. Gracias por confiar en el Gobierno de los Estados Unidos de América.

Presidente Nabolehad -P, pero…
(fin de la comunicación).

(72 horas después).

Contestador automatico -Bienvenidos al Menú Principal del Servicio de Atención al Público del gobierno de los Estados Unidos de América. Si su país es Israel, o un miembro del G-8, oprima el número 1 y será comunicado con el Presidente de los Estados Unidos de inmediato. En caso contrario, oprima el número 2 y será atendido a la mayor brevedad posible. Gracias.

Presidente Nabolehad (oprimirendo el 2) – Vamos, rápido...

Contestador automatico -Bienvenido al nivel dos. Para solicitar el reconocimiento de su nación por nuestro Gobierno oprima el número 1. Para romper relaciones diplomáticas, oprima el número 2. Para declararnos la guerra, oprima el número 3. Para rendirse en forma incondicional, oprima el número 4. Para solicitar ayuda de nuestro gobierno oprima el número 5. Para otras opciones oprima el número 6.

Presidente Nabolehad (oprimiendo el 6)- Que conteste alguien, por favor.

Contestador automatico -Bienvenido al nivel tres. Para permitirnos controlar su política financiera, oprima el número 1. Para cedernos el control de sus recursos naturales oprima el número 2. Para entregarnos sus servicios públicos, oprima el número 3. Para solicitar una ocupación militar oprima el número 4. Para ser atendido por un operador, oprima el número 5.

Presidente Nabolehad (oprimiendo el 5) –Gracias, Allah, por fin un ser humano.

Suenan quince minutos de música : el himno de los Estados Unidos, Barras y estrellas, Dios salve a América, los temas de El imperio Contraataca, Rambo, We are the Champions y It´s a wonderful world. Finalmente, alguien responde.

Graham (melifluo)-Muy buenas tardes. Mi nombre es Robert Graham y estoy aquí para servirle. En qué puedo ayudarle ?

Presidente Nabolehad -Mi nombre es Muhammad Nabolehad y…

Graham (obsecuente)-Perdón, pero podría hablar más alto? Hay mucho ruido en la línea.

Presidente Nabolehad (levantando la voz)-Sí, es que nos están bombardeando. Le hablo desde un búnker. Soy el presidente de Basuristán, y su Fuerza Aérea nos está bombardeando desde hace tres días.

Graham-Entiendo. Espero que esté Ud. Satisfecho con nuestra ayuda.

Presidente Nabolehad -Satisfecho ???? Nos están haciendo pedazos sin razón.

Graham-Un segundo. No se altere. Estoy aquí para ayudarle…. Ah, sí, aquí está.

Basuristán está asociado a nuestra ayuda Standard.

Presidente Nabolehad –Esto es una ayuda? Suspendanla, por favor.

Graham (dubitativo)-No puedo hacerlo sin consultar a mi supervisor. Permanezca en linea, por favor.

Suenan veintidós minutos de música : el himno de los Estados Unidos, Barras y estrellas, Dios salve a América, los temas de El imperio Contraataca, Rambo, We are the Champions, It´s a wonderful world y los temas de Battlestar Galáctica y Star Trek. Finalmente, alguien responde.

General Forbes-Buenas tardes. Soy el general Thomas Waldo Forbes, del Ejército de los Estados Unidos, supervisor para Ayuda Exterior. Estoy aquí para servirle. El operador ya me explicó su problema. Los bombardeos son parte de nuestro paquete de ayuda Standard.

Presidente Nabolehad -Yo no pedí que nos bombardearan. Hace unos días tratamos de comunicarnos con su Gobierno para tramitar algunas rebajas en los impuestos a nuestros productos agicolas, pero descubrimos que su Gobierno había retirado a todo el personal diplomático de nuestro país.

General Forbes-Sí, por eso establecimos esta hotline. Es más eficiente. Los embajadores solo están disponibles en horario de oficina, y nuestro servicio está activo las 24 horas para servirle. Pero continue, por favor.

Presidente Nabolehad -Bueno, sucede que al comunicarme por teléfono, hace tres días, el sistema no me dio tiempo de marcar 12745689 para interiorizarme sobre los distintos tipos de ayuda. Apenas apreté el número 1, me asignó la ayuda Standard, y cortó. Dos horas después, empezaron a bombardearnos. Hace tres días que trato de comunicarme con su Gobierno.

General Forbes -Entiendo. Probablemente tardó mucho en marcar el 12745689.

Presidente Nabolehad (furioso)-Pero si no me dio tiempo !

General Forbes (impasible)-Una vez marcado el 1, el resto de los dígitos deben der oprimidos en un milisegundo, o se asigna automáticamente la ayuda Standard. Es un problema de software que estamos solucionando.

Presidente Nabolehad -Están destruyéndonos. Nuestras cosechas fueron arrasadas, y nuestro ganado, muerto. Nuestros cuidadanos…

General Forbes -Cosechas y ganado ? Un momento, le comunico con la sección a cargo.
Presidente Nabolehad -Nno, no…

Suenan cuarenta y tres minutos de música : el himno de los Estados Unidos, Barras y estrellas, Dios salve a América, los temas de El imperio Contraataca, Rambo, We are the Champions, It´s a wonderful world, los temas de Battlestar Galáctica y Star Trek, y Geat Canyon Suite.

Contestador automatico - Bienvenidos al Menú Principal del Departamento de Agricultura del gobierno de los Estados Unidos de América. Para cedernos el control de su tierra cultivable, oprima el número 1. Para que nos quedemos con sus bosques, oprima el número 2. Para regalarnos su producción agrícola oprima el número 3. Para entregarnos su ganado oprima el número 4. Para volver atrás oprima el número 5.

Presidente Nabolehad (oprime el 5 con desesperación)Noooo!.

General Forbes (tras cinco segundos) -Sí, aquí el general Forbes.

Presidente Nabolehad -Hola, soy Nabolenhad nuevamente. Ayúdenos, por favor.

General Forbes (levemente fastidiado)-Presidente, todavía en línea? Necesita algo más?

Presidente Nabolehad -Suspendan los bombardeos, por favor!

General Forbes (categórico)-Eso no es posible. Verá, la ayuda Standard son seis meses de bombardeos a todo el territorio, y el gobierno beneficiario se compromente a pagar por cada mes de servicio mil millones de dólares a nuestro gobierno.

Presidente Nabolehad -Llaman a eso ayuda?

General Forbes -Bueno, desde Vietnam, clasificamos estas operaciones como ayuda. No es mucho, pero es un principio. Por mil quinientos millones al mes, ofrecemos el paquete Premium, que incluye ataques con armas químicas y bacteriológicas. Por dos mil millones, en la opción Gold, hasta les tiramos con armas nucleares.

Presidente Nabolehad (aterrado) -Es una locura!

General Forbes (eufórico)- Espere. Me faltó aclararle algo. Veo que Ud. cerró trato con nuestro gobierno hace tres días, a las 17:24. de 17 a 18 es nuestra "happy hour", de modo que ustedes recibirán también como muestra algunos bombardeos con armas nucleares, sin cargo.

Presidente Nabolehad -Deténganse, por Allah!!!!

General Forbes (tajante) -Técnicamente, no es posible detener nuestras operaciones habiendo un contrato de por medio. Claro que, si a fin de mes su gobierno no nos gira los mil millones de dólares correspondientes al primer pago, suspenderemos los servicios e iniciaremos acciones legales.

Presidente Nabolehad (desolado)-O sea que tenemos que resistir por lo menos veintisiete días más? Es una aberrac…..

(El impacto de una bomba atómica de diez megatones en las inmediaciones del bunker de Nabolenhad los vaporiza a él y a todos sus ministros, interrumpiendo por añadidura las comunicaciones.)

General Forbes -Hola, Presidente….hola….me oye?…-(dirigiéndose a su secretario)-Has visto? Cortó. El muy cabrón me cortó! Nos sacrificamos por construir un mundo mejor, y nadie nos comprende. Piden ayuda, y después la rechazan. No vale la pena gastar bombas en quien no sabe valorarlas. Estos basuristanos son unos bárbaros. A propósito… dónde queda Basuristán? Creo que es un país del Báltico, como Lituania, pero no estoy seguro. Bah, lo mismo da. Son todos unos subnormales.


(Autor gustavo)

Etiquetas: , , , ,

domingo, 18 de enero de 2009

NOCHE DE BRUJAS.



Jonás salió de su escondite entre los arbustos provisto de una pala y una linterna, se acercó sigilosamente al muro que rodeaba el cementerio, y se apresuró a escalarlo luego de asegurarse de que no había nadie en las cercanías.

Era una noche sin luna, lo cual facilitaba su trabajo porque hacía menos probable que alguien lo viera en la calle, cuando salía con su carga. Además, era Halloween, y los supersticiosos habitantes del pueblo no se atreverian a acercarse al cementerio. Sobre todo teniendo en cuenta que los más viejos sostenían que allí pasaban cosas raras cada Noche de Brujas.

A sus cuarenta y dos años no iba a dejarse asustar por cuentos de viejos, sobre todo teniendo en cuenta que el doctor Murdoch, el nuevo habitante de la casa en la colina, le había ofrecido una suculenta paga por sus servicios.

No era la primera vez que Jonás robaba cadáveres del cementerio para el extraño doctor, pero esta vez Murdoch exigió un cadáver fresco, porque, según dijo, el avanzado progreso de sus experimentos hacía indispensable "material de estudio no putrefacto".

Por eso, justamente, se contactó con Jonás esa misma tarde, avisándole que el día anterior había fallecido la joven hija de Harris, de un súibito ataque al corazón.

El mismo doctor había firmado el certificado de defunción y había examinado el cuerpo, considerándolo útil para sus fines. Jonás, ebrio como de costumbre, se había despejado lo suficiente como para ultimar los detalles con el médico, y asegurarse una suculenta paga. Para ello, fingió temer a los espíritus que rondaban el cementerio en la Noche de Brujas, hasta que el doctor duplicó la oferta original con el objeto de mitigar sus fingidos temores.

Mientras comenzaba a excavar en la tumba abierta ese mismo día, Jonás se preguntaba para qué necesitaba el doctor tantos cadáveres, y sobre todo, cada vez más frescos.

La muerta era una hermosa muchacha, tal vez el buen doctor tenía algunas inclinaciones extrañas…bueno, eso no era asunto suyo, si la paga era suficiente.

Tomó otro trago de aguardiente de su infaltable petaca, y continuó hundiendo la pala en la tierra. Si bien el ataúd estaba profundo, la tierra estaba aún floja, haciendo la tarea más fácil.

La pala de Jonás hizo un sonido inconfundible, revelando que había tocado madera. El ladrón de cadáveres apuró su ritmo, para dejar la tapa del ataúd libre. Al hacerlo, comprobó con sorpresa que la madera de la tapa del ataúd estaba medio podrida.

Imposible en un ataúd nuevo, se dijo Jonás. Intrigado, golpeó débilmente con la pala la tapa, que se desintegró fácilmente. Separando los pedazos de madera, acercó su linterna al interior, mientras advertía que el vaho de la putrefacción invadía su nariz.

El cadáver rozagante que esperaba encontrar, se había convertido en una masa horripilante de huesos malolientes, unidos por colgajos de carne podrida donde los gusanos se cebaban a sus anchas. Jomás sintió por primera vez en su vida en miedo absoluto, que inundaba cada rincón de su cerebro, y le compelía a huir de aquella tumba maldita.

Y eso hizo, dejando todas sus herramientas, lanzó un aullido de terror y comenzó a correr, saltando el muro del cementerio e internándose en el bosque hasta que agotado, cayó dormido entre las malezas.

La luz del sol en su rostro le hizo abrir los ojos. Se reincorporó, y se dirigió al pueblo. Sin dudarlo, se encaminó hacia la taberna de Flanders que estaba a la salida del pueblo. Le dolían todos los huesos, como si fuera un anciano, y necesitaba algo fuerte. Cuando entró al pueblo, no lo reconoció. En el curso de la noche, todo había cambiado: las calles, las casas, todo se veía diferente.

No había nadie en la calle, pero la taberna seguía en pie, solo que el edificio había sido pintado y renovado. Sin entender qué pasaba, entró, y se acercó a la barra. Un par de desconocidos se acodaban en el mostrador. El tabernero se volvió a mirarle y Jonás advirtió con espanto que no se trataba de Flanders, sino de su joven hijo, convertido de pronto en un hombretón que ya empezaba a mostrar un par de canas en sus sienes.

Aterrado, Jonás vio la reflexión se su propio rostro en el espejo que colgaba tras el mostrador, y casi no se reconoció al ver que se había convertido en un anciano decrépito.
(Autor gustavo)

Etiquetas: , , , ,

viernes, 2 de enero de 2009

PARÁBOLA

Se dice que existió, en el pasado
un reino cuyo nombre no revelo
seguro que jamás se ha relatado
la triste historia que ahora yo develo.

Poblaban la comarca gentes varias
de todos los rincones de la Tierra
normandos y sajones de Inglaterra
flemáticos y de modo altanero,
semitas torvos de la Santa Tierra
amantes de la usura y del dinero,
sarracenos de Trípoli, y la Arabia
siempre de alfanje presto y afilado
al igual que tuaregs y bereberes
(la raza dura que el desierto ha dado)
y eslavos de la Mesia, de Panonia
Dalmacia, Iliria, Tracia y Macedonia
gente poco sagaz, de mente lenta
y amiga de beber más de la cuenta.

También había visigodos, alanos
brutos gallegos, vascos y asturianos
mezclados con bárbaros germanos
de los frondosos bosques de Sajonia
y arrogantes galos de Lutecia
(la raza altiva que a todos desprecia).
Incansables cosacos, siberianos
nativos de Kazán, y polovtsianos
codeábanse con etruscos, sicilianos,
comedores de pasta piamonteses
bulliciosos romanos, marchegianos,
friulanos, venecianos, calabreses
y alternaban con seviles catayanos
de amarilla piel y ojos rasgados
o samurais, guerreros afamados
ahora en tintoreros transformados.

De entre las razas de nuestro hemisferio
hombres cobrizos del incaico imperio
vendían sus verduras con presteza
silenciosos, y baja la cabeza
mientras bravos guaraníes y araucanos
ranqueles, aymaraes y chiriguanos
mantenían sus indias tradiciones.

Pero, para aumentar las confusiones
y para completar esta gran ruina
con todas estas gentes convivían
multitud de nativos de Argentina.
Reinaban sobre gentes tan dispares
archiduques, virreyes, condes, zares,
hijodalgos, obispos, intendentes,
diputados, senadores, presidentes,
ministros, secretarios, concejales,
jueces, fiscales, grandes industriales,
hacendados, coroneles, generales,
narcos, ñoquis, ladrones, piqueteros
y gerentes de bancos extranjeros.

Ninguno de los nobles trabajaba
ni ganaba su sustento en forma honrada,
pero les mantenían sus esclavos
gente de bien, tranquila y resignada
que sus tributos pagaban puntualmente
pretendiendo al final de la jornada
solo un bocado para su subsistencia
pero su laboriosidad y su paciencia
veían de continuo amenaza
pues la carga cada día más pesada
sobre sus espaldas se tornaba
y al fin no pudiendo con su suerte
murieron de hambre todos tristemente
y los ricos pronto los siguieron
pues ganarse su pan nunca quisieron.

(Autor gustavo)

Etiquetas: