viernes, 2 de enero de 2009

PARÁBOLA

Se dice que existió, en el pasado
un reino cuyo nombre no revelo
seguro que jamás se ha relatado
la triste historia que ahora yo develo.

Poblaban la comarca gentes varias
de todos los rincones de la Tierra
normandos y sajones de Inglaterra
flemáticos y de modo altanero,
semitas torvos de la Santa Tierra
amantes de la usura y del dinero,
sarracenos de Trípoli, y la Arabia
siempre de alfanje presto y afilado
al igual que tuaregs y bereberes
(la raza dura que el desierto ha dado)
y eslavos de la Mesia, de Panonia
Dalmacia, Iliria, Tracia y Macedonia
gente poco sagaz, de mente lenta
y amiga de beber más de la cuenta.

También había visigodos, alanos
brutos gallegos, vascos y asturianos
mezclados con bárbaros germanos
de los frondosos bosques de Sajonia
y arrogantes galos de Lutecia
(la raza altiva que a todos desprecia).
Incansables cosacos, siberianos
nativos de Kazán, y polovtsianos
codeábanse con etruscos, sicilianos,
comedores de pasta piamonteses
bulliciosos romanos, marchegianos,
friulanos, venecianos, calabreses
y alternaban con seviles catayanos
de amarilla piel y ojos rasgados
o samurais, guerreros afamados
ahora en tintoreros transformados.

De entre las razas de nuestro hemisferio
hombres cobrizos del incaico imperio
vendían sus verduras con presteza
silenciosos, y baja la cabeza
mientras bravos guaraníes y araucanos
ranqueles, aymaraes y chiriguanos
mantenían sus indias tradiciones.

Pero, para aumentar las confusiones
y para completar esta gran ruina
con todas estas gentes convivían
multitud de nativos de Argentina.
Reinaban sobre gentes tan dispares
archiduques, virreyes, condes, zares,
hijodalgos, obispos, intendentes,
diputados, senadores, presidentes,
ministros, secretarios, concejales,
jueces, fiscales, grandes industriales,
hacendados, coroneles, generales,
narcos, ñoquis, ladrones, piqueteros
y gerentes de bancos extranjeros.

Ninguno de los nobles trabajaba
ni ganaba su sustento en forma honrada,
pero les mantenían sus esclavos
gente de bien, tranquila y resignada
que sus tributos pagaban puntualmente
pretendiendo al final de la jornada
solo un bocado para su subsistencia
pero su laboriosidad y su paciencia
veían de continuo amenaza
pues la carga cada día más pesada
sobre sus espaldas se tornaba
y al fin no pudiendo con su suerte
murieron de hambre todos tristemente
y los ricos pronto los siguieron
pues ganarse su pan nunca quisieron.

(Autor gustavo)

Etiquetas:

6 comentarios:

A las 2 de enero de 2009, 23:31 , Blogger Adalberto Remo ha dicho...

Excelente parábola, Gustavo, por supuesto, aplicable a nuestros días.
¿Aprenderemos?

 
A las 3 de enero de 2009, 10:45 , Blogger YO, la peor de todas ha dicho...

Como profe de literatura e historia, le pongo un 1.000. Realmente me encantò.
Quien no lo comprenda, que aproveche las vacaciones y comience a hojear despacito ese cùmulo de hojas hilvanadas o pegadas,(depende la ediciòn y el año de encuadernaciòn), que se llama libro y bue... le llevarà un tiempo, pero finalmente, comprenderà el valor de esta PARÀBOLA
FELICITACIONES GUSTAVO

 
A las 5 de enero de 2009, 1:41 , Blogger vegetal ha dicho...

Estem... No entendi un carajo, creo que estaba mas ocupado pensando en que me hacia acordar a "La navidad de Shrek"... Jaja, pero muy bueno eso de los politicos...
Adios insectos...



Si, volvi...

 
A las 6 de enero de 2009, 1:46 , Blogger vegetal ha dicho...

Emmm, yo habia comentado aca che!!... En fin, solo decia que me trajo recuerdos de "la navidad de shrek"... Realmente me extraña ver los comentarios en 0...
Adios insectos...

 
A las 19 de enero de 2009, 15:34 , Blogger Haifa ha dicho...

Me recuerda a los textos de literatura de 4 año jajaja.
QUe habilidoso es el señor Gustavo para escribir. Me gusta!

 
A las 19 de enero de 2009, 15:52 , Blogger Fundadores de Bloguetia ha dicho...

GRACIAS POR LOS COMENTARIOS, Y A LOS QUE NO LO CONOCEN LES CUENTO QUE gustavo ES UN CIENTÍFICO LOCO QUE VIVE EN ULM ALEMANIA, Y CADA DIA ESTÁ MAS INSPIRADO.
BIENVENIDOS A LOS NUEVOS LECTORES

Adalbero y Vegetal abrazos

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal