domingo, 24 de mayo de 2009

DIOS Y EL SEGUNDO PRINCIPIO



-Eh, Ammon, mirá quien viene! Que hacés, Dios?

-Ah, hola Zeus, que hacés ? Y vos como andás, Ammon ? La verdad que no los había visto, andaba apurado.

-Mucho laburo?

-Un infier…digo un toco. Estos tipos ya son como siete mil millones, y siguen pidiendome boludeces. El otro días estamos hablando de eso en una cena con Allah, justamente. Ustedes si que se jubilaron justo.

-La verdad que zafamos, loco. En nuestra época, eran muchos menos, y tampoco nos venían con planteos boludos, ni reclamos. Mirá: los egipcios ya estaban acostumbrados a que la inmortalidad era para el faraón y unos pocos más, y los demás se jodían sin chistar.

-Y a mí, los griegos no me pedían que fuera justo. Cada cagada que me mandaba, la entendían, y hasta te diria que la justificaban. Ni de la guerra de Troya me culpaban. Nunca, te juro.

-Ves? Ahí está, viejo! A mí ya me tienen podrido con tantas quejas: ”Por que Dios deja que haya pibes con hambre? “. ”Cómo Dios permite que haya guerras? ”Me cacho en Dios, que cobró ese réferi cornudo?“

-Sí, no es fácil lo tuyo.

-Mirá lo que pasó el otro día. Me rezó un chabón que quería hacer un asado en Pereyra, para festejar no me acuerdo que pelotudez, con toda la familia. Como treinta eran, y el tipo tenía miedo de que lloviera. Ese día, tenía que llover. Hacía cuatro meses que no caía una gota. Cuatro meses, un montón. Bueno yo me dije: un día más o menos que no llueva en el conurbano, es lo mismo, así que le dí el gusto al coso ese.

-Quedó contento?

-Sí, la pasó bárbaro, pero ni las gracias me dio, el muy turro. Y encima, al día siguiente empezaron no sé cuantos miles de quinteros a putearme porque se les arruinaban las verduras por falta de lluvia.

-Que bajón, loco.

-Es siempre así. Si arreglás una cosa, se desarregla otra. Evitás un tornado en Haití, y causás un tsunami en el archipiélago de Tonga. Y estos boludos que no entienden lo del Segundo Principio…

-Segundo Mandamiento?

-No, nabo, yo hablo del Segundo Pricipio de la Termodinámica: "La cantidad de entropía de cualquier sistema aislado termodinamicamente tiende a incrementarse con el tiempo". Cuando uno quiere arreglar algo, al final hace más quilombo. Como estos infelices no saben nada de Física, me vienen a reclamar a mí.

-La verdad, eso del Segundo Pricipio yo no lo sabía tampoco. Y vos, Ammon?

-No. Mirá, cuando yo estaba en funciones ya me había dado cuenta de que es mejor dejar las cosas como están, porque cuando uno trata de modificar algo se arma más bardo al final, pero nunca supe por qué.

-Bueno, pero paren un cacho, que esto no me cierra. Si ninguno de nosotros hizo el Segundo Principio, y cuando empezamos a laburar ya estaba todo armado…entonces quién lo puso en vigencia?

-No sé, sería alguna divinidad anterior, de la época que todavía estos salames de los humanos no tenían escritura, y por eso se perdió el nombre.

-Ah, claro, o sea que el responsable de todo este quilombo se las tomó hace milenios, y me vienen a cargar el fardo a mí? Espero que todos esos miles de millones de tarados inventen una nueva religión, así me retiro y me dejan de joder de una buena vez. Que se encargue la próxima divinidad de aguantarlos, porque a mí ya me tienen repodrido con tanta queja. Bueno, chau muchachos, me tengo que ir.

-Chau Dios, y tomátelo con soda.

-Nos vemos, Dios, y hacele caso a Zeus y no te calentés, que no vale la pena.



(Autor Gustavo)