jueves, 29 de julio de 2010

EL CORONEL BRANDSEN. EL HEROE.


Son tres los atributos del Presidente de la Nación, el Bastón de Mando, la Banda Presidencial y la Marcha que lo acompaña cuando entra o sale de alguna ceremonia, esa marcha se llama Ituzaingo, el origen de esta marcha es el siguiente:

Era el año 1827 la Argentina junto la Banda Oriental estaban en guerra con el Brasil, el ejército llamado de Operaciones estaba conformado principalmente por la caballería, sus oficiales eran de valía, Paz, Lavalle, Mansilla Lamadrid y Brandsen, este era un militar francés que había peleado bajo las órdenes de Napoleón, hasta el final en Waterloo, a este ejército lo comandaba Carlos María de Alvear.

Ya en territorio brasileño cuando el ejército de Operaciones intentaba cruzar el río Santa María fueron descubiertos por el enemigo, se ordenó durante la noche retroceder y destruir los equipos, solo quedarse con lo puesto para aligerar la maniobra. Cuenta la historia que la oficialidad se puso de acuerdo y se decidió abandonar todo el bagaje y quedarse solo con el uniforme de gala, esta fue la única vez en la historia que un ejército peleó una batalla con el uniforme de gala, el de desfile.

Lo mejor del ejercito brasilero que estaba al mando del Marqués de Barbacena eran los mercenarios alemanes que el emperador del Brasil Don Pedro I había contratado, eran famosos estos mercenarios, desde siempre los hessianos como los llamaban dado que provenían de Hesse, se habían caracterizado por pelear por el que los contratara, es mas los hessianos habian reforzado el ejército inglés durante las guerras de la independencia de USA, inclusive era mas esta tropa mercenaria que la inglesa.

Eran fáciles de identificar, usaban un morrión con un caballo rampante blanco, en muchas películas se los ve, en “El Patriota” e inclusive en el "El jinete sin cabeza" de la película homónima era un hessiano.

En la mañana de la batalla el 20 de febrero de 1827 a las 7 de la mañana Alvear le entregó la bandera al Teniente Coronel Brandsen y le dijo "en este punto hágase matar", le gustaban las frases para el bronce.

Todo empezó mal, el problema era que los coraceros cargaban contra los alemanes pero antes de llegar había una gran zanja donde se frenaba la carga de caballería y eran prácticamente fusilados por los hessianos.

Brandsen intentó dos cargas y se dio cuenta de lo suicida del hecho, así que se dirigió ante Alvear y le espetó lo imposible y absurdo del ataque, dicen que Alvear no tuvo mejor idea que tocarle al amor propio y le recordó que Napoleón cuando el daba una orden a sus oficiales estos no las cuestionaban, obvio es imaginar lo que habrá pensado Brandsen, lo diferentes que eran Napoleón y Alvear, el tema es que saludó y organizó la última carga, esa carga fue suicida Brandsen cargó al frente y fue fusilado por los hessianos a quemarropa.

Ante la imposibilidad del ataque Lavalle consulta a un baqueano, este le dice que a la izquierda a unos cientos de metros termina el arroyo seco esa zanja maldita que no los dejaba pasar. Fue ahí que Lavalle por su cuenta y sin consultar a Alvear da la orden de girar a la izquierda, al ver esto la infantería alemana comienza a dar hurras al Emperador creyendo que los argentinos se retiraban, arrojan sus morriones y disparan al cielo en señal de victoria.

Lavalle mientras llega a donde termina el zanjón cruza al otro lado y da la mitica orden de clarín de "a degüello" que es un toque de clarín que se utiliza cuando la batalla ha finalizado para que la tropa despene, degüelle a los moribundos para que no sufran, también significa que no deben tomarse prisioneros, es un toque de clarín originario del ajército español.

Cuando los hessianos oyeron este toque de clarín y vieron que los coraceros de Lavalle ya los tenían encima se desbandaron y huyeron, lo que siguió fue una carnicería literalmente fueron cazados por los coraceros.

Desgraciadamente no se pudo terminar con la faena dado que la caballada estaba exhausta y el ejército de Operaciones carecía de una infantería como para poder haber dado el golpe final el "coup de grace", y terminar con la guerra.

Cuenta la historia que el Emperador Don Pedro I era muy afín a la música y que él mismo había compuesto la partitura para una marcha militar, para ser tocada después de la primera victoria contra los argentinos, esta partitura fue encontrada entre los restos de todo el equipaje y bagaje que dejaron los imperiales en su huida, desde ese momento esta Marcha bautizada Ituzaingo es empleada cuando se traslada el pabellón Nacional Argentino en los actos, o se rinde honores al Presidente, siendo como ya fuera dicho uno de los tres atributos del Presidente de la Nación.

La batalla de Ituzaingo o de Passo do Rosario (para los brasileros) siempre fue una herida abierta para ellos, tan es así que luego de la victoria brasilera en la derrota de Caseros el 3 de febrero de 1852, estos esperaron hasta el 20 de febrero para entrar victoriosos desfilando por la calle Florida, dicen también que fue tanto esto para el pueblo porteño que cuando algunos de los espectadores comenzaron a abuchear a los brasileños estos arremetieron contra los espectadores a la bayoneta.

Desgraciadamente justo la Marcha de Ituzaingo fue la marcha elegida por los golpistas criminales de la Junta Militar que derrocó a la presidenta constitucional María Estela Martínez de Perón para anunciar, a las 3:21 del 24 de marzo de 1976 el Comunicado Nº 1, dando así comienzo de una de las etapas mas sangrienas y vergonzosas de la historia de los argentinos.

Si alguien visita el Cementerio de la Recoleta, verá ni bien entra que la primer tumba con la que uno se encuentra es donde están los restos de ese héroe nacido francés y ascendido post mortem a Coronel, el Coronel Carlos Luis Federico de Brandsen.


Autos: Mirko y su mosquito bailarin.

Buenas noches.

Etiquetas:

3 comentarios:

A las 25 de julio de 2010, 20:34 , Blogger OPin ha dicho...

Un relato muy profesional que se agradece.

 
A las 26 de julio de 2010, 0:56 , Blogger leandro molins ha dicho...

lo de los hessianos, si los llevo la english tea corporation a norteamerica, ellos ponian la guita para los mercenarios. Muy bueno. En el sur de alemania y en suiza se estilaba mucho vivir de la guerra de otros lugares.

 
A las 26 de julio de 2010, 11:10 , Blogger El Gaucho Santillán ha dicho...

Hola.

Opin, gracias. El autor se ha perdido en las redes de la blogòsfera, pero agradecerìa su opiniòn.

Leandro, hay que hacer negocio, pero vendiendo armas. Estos eran pavos. Se cagaban a tiros!!


Saludos

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal