lunes, 10 de enero de 2011

LUCHA LÈSBICA.



Hola aca va una noticia que me resultó interesante para subir un sábado de sol como el de hoy, espero que tengan un lindo fin de semana.


Los habitantes de Lesbos recurren a la justicia griega para que un grupo gay no use el nombre de "lesbiana".

Hay nombres que matan, apellidos que destrozan, señor Zapato, señora Vaca o don Toro, por mencionar los más inofensivos, pero por lo general terminamos acostumbrándonos a ellos.

No es lo que pasa con los habitantes de la isla griega Lesbos, a quienes se llama lesbianos o lesbianas, en concordancia con su sexo.

En representación de los 100.000 habitantes de la isla y los 250.000 que viven en el extranjero, un grupo de lesbianos van a entablar un proceso legal en Grecia para terminar con el oprobio que sienten por las asociasiones sexuales que produce su nombre.

El líder del grupo, el editor Dimitris Lambrou, asegura que se están violando los derechos humanos de los lesbianos cuando se usa esta palabra para nombrar a mujeres atraídas por su propio sexo.

"Nuestra identidad ha sido usurpada por unas damas que no tienen ningún vínculo con Lesbos", señaló Lambrou.

¿Quién tiene derecho?

Lambrou quiere impedir que la Comunidad de Homosexuales y Lesbianas de Grecia siga usando ese nombre para la organización.

Entre sus argumentos, Lambrou recuerda que el mismo gobierno griego se ha visto forzado a cambiar el nombre de la isla por el de la capital, Mitilini.

Según Lambrou esto está afectando la vida social de los habitantes de Lesbos.

"Mi hermana no puede decir que es lesbiana", ejemplificó.

Una portavoz de la Comunidad de Homosexuales y Lesbianas de Grecia aclaró que darán batalla legal contra lo que consideran una violación del derecho de expresión.

"No veo cómo una palabra puede ser un insulto. Este caso es una broma de mal gusto que bordea con la discriminación", dijo Evangelia Vlami, de la Comunidad de Homosexuales y Lesbianas de Grecia.

Lambrou negó cualquier tipo de agenda "antigay".

"No es una agresión a las mujeres. Que visiten Lesbos y se casen y hagan lo que quieran. Sólo queremos que no usen la palabra lesbiana", dijo.

Verdad sáfica

Y todo esto porque hace unos 2.600 años la poetisa Safo, oriunda de la isla, expresó en verso su amor por otras mujeres.

Curiosamente, la verdad histórica de su vida también ha caído en las redes de la actual polémica.

Dimitri Lambrou asegura que, en realidad, según nuevas investigaciones, Safo tenía familia y se había suicidado por el amor de un hombre.

Eso sí que es un verdadero escándalo.

BBC Mundo.com - Todos los derechos reservados. Se prohíbe todo tipo de reproducción sin la debida autorización por escrito de parte de la BBC.

Me olvidaba BBC CHUPAME UN HUEVO!!!!!

COPYPASTEADO sin permiso: Igrac Komarac (Mirko)


Buenas tardes.

Etiquetas: ,

viernes, 7 de enero de 2011

EL SEÑOR STAPLETON




El señor Stapleton estaba justamente indignado, porque tenía la absoluta seguridad de que su nuevo vecino era, más allá de toda duda un sujeto indeseable.

Su convicción se fundamentaba en ciertas actitudes del individuo en cuestión, que demostraban evidentemente que algo andaba muy mal con ese tipo.

Desde que se había mudado a la casa vecina, pensaba el señor Stapleton mientras regaba sus magnolias, su vecino nunca había cortado el césped de su jardín, dejando que las malezas lo invadieran todo, lo que afeaba también, por contigüidad, el jardín del señor Stapleton.

Además, su indumentaria, carente de buen gusto y propia de alguien sin elegancia, contrastaba con la categoría de todos los habitantes del vecindario.

Èste era un asunto de capital importancia para el señor Stapleton, que jamás admitía la menor mácula o arruga en sus costosos trajes, y que consideraba los mugrosos jeans y las rotosas remeras del otro un motivo de escándalo.

Realmente, hasta los pordioseros que frecuentaban la zona parecían más prolijos que su vecino, con esos cabellos grasientos y esa barba enmarañada, decía el señor Stapleton mientras se rascaba, desconcertado, su bien rasurada barbilla.

Después de todo no se puede esperar nada bueno de alguien que escucha a todo volumen, y a altas horas de la noche, música de rock, ese engendro carente de armonía, se decía para sus adentros el señor Stapleton mientras tarareaba por lo bajo su aria favorita de El Mesías.

Evidentemente, el otro era un bárbaro, al que había visto en varias ocasiones descargando de su automóvil cajas de cerveza, bebida típica de gente sin educación (el señor Stapleton solo bebía vinos de calidad, con moderación, por supuesto, y muy de vez en cuando algún vaso de whisky).

Para hacer aún más desagradable al sujeto, en una conversación casual una tarde que por azar se encontraron saliendo de sus casas en el mismo momento, éste le había comentado al pasar que su deporte favorito era el box, el cual, a entender del señor Stapleton, era un entretenimiento digno de salvajes, muy diferente del ajedrez que era su pasatiempo habitual.

Y además, estaba el enojoso asunto de sus convicciones políticas. El sujeto creía que solo el socialismo podía salvar a la humanidad, cosa que un Republicano convencido, como el señor Stapleton, consideraba subversivo en grado extremo.

Sí, se dijo el señor Stapleton, sujetos así desentonan con el vecindario, y no tendrían que vivir en él, aunque puedan pagarse una costosa propiedad.

Lamentablemente, la ley no nos ampara de tener que soportar a personas tan desagradables, se dijo, y eso obliga a los honestos ciudadanos a encargarse personalmete del asunto. Y eso es lo él que haría muy pronto, para terminar con esta enojosa cuestión, se dijo el señor Stapleton mientras bajaba al sótano y revisaba el contenido del tanque de ácido, para verificar que los restos de su última víctima se hubieran disuelto totalmente.


Autor: gustavo.


Buenas Noches.


-----------------------------------------------------------------

Etiquetas: